Cómo limpiar el carrito de bebé y deshacerse de la suciedad:

¿Tu cochecito se ve un poco sucio? Los viajes, caminar a la tienda bajo la lluvia, tu pequeño comiendo o bebiendo, todas estas cosas le pasan factura a tu cochecito.

Limpiar un cochecito es una de esas cosas de las que todos tenemos que hacer. La mayoría de nosotros lo ignoramos ya que se siente como una tarea excesiva. Pero es más fácil de lo que puedes imaginar.

Por qué deberías mantenerlo limpio

¿Sabía que se ha descubierto que los cochecitos son el principal portador de gérmenes entre el arsenal de equipos y juguetes para niños que tiene su bebé?

Como los bebés tienen una inmunidad significativamente más baja que los adultos, es importante asegurarse de que cualquier cosa con la que entren en contacto regular esté limpia y libre de gérmenes. Como la mayoría de los padres usan un cochecito a diario, es necesario limpiarlo regularmente.

¿Con qué frecuencia debes limpiar tu carito de bebé?

Cuanto más tiempo comiences a limpiar tu carrito de bebé entre limpiezas, más difícil será la tarea en el futuro. Es una buena idea darle una vuelta después de cada uso. 

Esto no significa que tengas que sacar las armas pesadas siempre. Solo ocúpate de las pequeñas cosas. Cepilla el barro y la suciedad de las ruedas. Retira las migas de la tela y limpia cualquier desorden pegajoso que tu bebé haya dejado allí.

Hacer esto significará que se necesitará una limpieza vigorosa con menos frecuencia.

Cómo limpiar el carrito de tu bebé

Si no estás seguro de por dónde empezar o qué elementos necesitas, consulta la información a continuación. Desglosamos cada área del cochecito individualmente.

Las áreas de la tela

Artículos para tener a mano

Lidiar con el moho y los hongos

Si no hay moho o hongos en la tela, continúa con el proceso de limpieza a continuación en el paso 3.

Es posible que se forme moho y hongos en la tela si tu cochecito no se ha utilizado con regularidad o si el clima es húmedo.

Paso 1: Ventilación

Asegúrate de hacer esto afuera y use una máscara para no inhalar las esporas.

Paso 2: cepillado

Cepilla el moho con un cepillo de cerdas duras. Si queda algún moho, humedece el área con jugo de limón y espolvorea con sal.

Las áreas más grandes de moho se pueden eliminar mezclando dos partes de agua con tres partes de vinagre blanco en una botella rociadora. Rocía toda el área y luego lave el cochecito con jabón.

Si la tela es adecuada, puedes usar una mezcla de blanqueador sin cloro y agua para eliminar el moho. Dos cucharadas de lejía por litro de agua es la proporción recomendada.

Ten cuidado con la lejía, puede ser peligrosa. Siempre lee las instrucciones en la botella antes de usar y asegúrate de cubrir la piel expuesta de antemano.

Una vez veas de que la tela esté libre de moho o hongos, continúa con el paso 7 a continuación. Si aún necesitas limpiar otras piezas, continúa con el paso 3.

El proceso de limpieza

Paso 3: verifica las especificaciones del fabricante

Lo primero que debes hacer es leer las instrucciones del fabricante para limpiar el carrito en particular. Los carritos de bebé están hechos de diferentes tejidos, algunos de los cuales necesitan cuidados especiales. Pueden tener materiales ignífugos o repelentes al agua.

La tela se puede quitar y colocar en la lavadora, mientras que otras deberán limpiarse mientras están en el marco.

Continúa con los pasos a continuación para limpiar la tela no lavable a máquina.

Paso 4: Aspirado

Utiliza el accesorio de manguera flexible para aspirar todas las migas sueltas y los escombros. Presta especial atención a las costuras y donde el asiento se encuentra con la parte trasera del cochecito.

Tira la bolsa de la aspiradora si has tenido que lidiar con moho o hongos.

Paso 5: Prepara el jabón

Mezcla una pequeña cantidad de jabón con agua tibia en un recipiente. No conviene demasiada espuma, ya que será difícil eliminarla.

Paso 6: limpia la tela

Sumerge un paño en el recipiente y exprime el exceso de agua con jabón. Limpia suavemente la tela de tu cochecito.

Presta especial atención a las manchas. Es posible que debas usar un cepillo de tela suave o un cepillo de dientes para eliminar las marcas rebeldes.

Paso 7: enjuaga y limpia

Enjuaga el paño con agua limpia o usa uno nuevo.

Quita el exceso de jabón u otros productos de la tela frotándola suavemente.

Paso 8: desinfectar

Repasa la tela con una toallita desinfectante para bebés para dejarla libre de gérmenes y con un olor fresco.

Paso 9: tiempo de secado

Deja que el cochecito se seque al aire completamente, preferiblemente al aire libre al sol.

Si después de secar aún necesita otra limpieza, repite los pasos anteriores.

2. Limpieza del marco

Antes de limpiar el marco, retira cualquier accesorio como bandejas de comida, barras protectoras o portavasos. Estos se pueden limpiar fácilmente por separado cuando están fuera del cochecito.

Elementos para tener a mano:

Método de limpieza

Paso 1: prepara el jabón y la esponja

Mezcla una pequeña cantidad de su jabón para lavar platos con un poco de agua tibia en un recipiente. No lo quieres demasiado jabonoso.

Sumerge la esponja en la mezcla y exprime el exceso de agua.

Paso 2: tiempo de limpieza

Limpia el marco, eliminando la suciedad y las marcas. Presta especial atención al mango y asegúrate de entrar en todos esos rincones y recovecos.

Utilice un cepillo de dientes o un cepillo para fregar para eliminar la suciedad de los lugares de difícil acceso.

Si tiene marcas rebeldes que la esponja no eliminará, usa el estropajo y frótalas suavemente.

Paso 3: enjuaga y limpia

Enjuaga tu paño con agua limpia o toma uno nuevo y limpia cualquier residuo de jabón.

Paso 4: desinfectar

Revisa el marco con una toallita desinfectante para eliminar los gérmenes que acechan.

Paso 5: déjalo secar

El metal y el plástico se secan mucho más rápido que la tela, por lo que no debería pasar mucho tiempo antes de que pueda volver a utilizar el marco. Secar al aire al sol acelerará enormemente el proceso.

3. Limpiar las ruedas

Es importante tener las ruedas limpias

Es inevitable que las ruedas de tu cochecito se ensucien. Esto no significa que necesiten una limpieza después de cada uso, pero deben inspeccionarse periódicamente.

Pueden incrustarse pequeñas piedras o trozos de vidrio en las ruedas o alrededor del área de los frenos. Esto puede interferir con la facilidad con que se mueve el cochecito y con el funcionamiento de los frenos.

Elementos para tener a mano:

Método de limpieza

Paso 1: revisa las ruedas

Antes de limpiar, comprueba si se pueden quitar las ruedas. casi todos tienen un mecanismo que los liberará fácilmente del chasis. Hacerlo hará que sean más fáciles de limpiar.

Paso 2: eliminar las partículas más grandes

Con el cepillo pequeño, elimina la arena o la suciedad de los neumáticos y llantas.

Paso 3: Frota las ruedas

Usa agua tibia con jabón para fregar las ruedas y eliminar la suciedad.

Si hay marcas rebeldes, usa agua más caliente y siga fregando. ¡No dejes que te gane!

Paso 4: enjuaga

Enjuaga el exceso de jabón. Lo puedes hacer mejor con una manguera, pero cualquier fuente de agua serviría igualmente.

Paso 5: desinfectar

Limpia las ruedas con un desinfectante suave.

Paso 6: tiempo para secar

Deja que las ruedas se sequen al aire, preferiblemente al sol.

Paso 7: inspecciona y vuelva a colocar

Antes de volver a colocar las ruedas en la cochecito, este es un buen momento para revisar el desgaste de los neumáticos. Si son neumáticos, verifica la presión del aire. Además, verifica si hay agujeros y otros problemas que impidan que funcionen.

Aprovecha para comprobar el funcionamiento de los frenos y asegúrate de que funcionan como deberían. Cualquier residuo que quede atrapado en ellos puede eliminarse con un cepillo.

Prueba el movimiento de las ruedas y los frenos. Si hay algún chirrido o el movimiento no es fluido, aplica un poco de lubricante.

4. Limpieza de los accesorios

No descuides los accesorios porque no son parte del cochecito principal. Algunos se pueden lavar en el lavavajillas o en la lavadora. Consulta las instrucciones de limpieza del fabricante.

Si este no es el caso, trátalo como lo harías con cualquier otro utensilio lavándolos con agua y jabón, usando toallitas aptas para bebés. Estas toallitas son seguras para el bebé y prácticas.

Cuando se trata del capó, el dosel o la sombrilla, límpialos como lo haría con la sección de tela de su cochecito.

Tampoco te olvides de la cesta de la compra debajo del cochecito. Deberías pasar una buena aspiradora para eliminar el polvo o los residuos atrapados en él. Para problemas más difíciles, consulta con el fabricante para ver si se puede lavar a máquina.

Los mejores consejos para limpiar un carrito de bebé

A continuación, se incluyen algunos consejos y trucos adicionales para ayudarlo a limpiar y mantener tu carrito de bebé:

Brillante y limpio

Ahora ya sabes cómo limpiar un carrito de bebé, mantenerla segura para el bebé y cómo funciona sin problemas. Se siente como una tarea menos desalentadora ahora, ¿no?

Limpiar su cochecito con regularidad hará la vida mucho más fácil, lo mantendrá libre de gérmenes y prolongará su vida útil. Además, si planeas vender el cochecito cuando ya no lo necesites, obtendrá un precio más alto por uno limpio y en buen estado.

Si aun no has escogido un cochecito para tu bebé, puedes mirarlo aqui.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.